15.9.11

violencia de género

Primer golpe en la cara.
Cae de rodillas al frío suelo de la casa que ambos compartían desde hace años. Exactamente,  desde el día en que ella se dio cuenta de lo enamorada que estaba de él (y también el día que comprobó que él no la quería). Una falsa de enamorados que podía con ella…
Primera tirita en el corazón. Se levanta del suelo y finge que no ha pasado nada.
-Lo siento mi amor. Te quiero mucho y no sé qué me ha pasado.
Alza su mirada del suelo y sin cruzar una palabra con él, se retira a su habitación a descansar.

Segundo golpe, esta vez en el vientre.
Vuelve a caer al suelo, con las manos sobre sus pechos. Su cara muestra que este golpe ha sido más fuerte que el anterior. Y con cada golpe, su amor hacia él va creciendo indiscutiblemente.
Se limpia la escasa sangre que cae de su barbilla mientras se regocija del dolor que siente en sus costillas.
No ha sido nada que no se pueda superar con un vaso de whisky (mejor si es doble).

Tercer golpe; en el ojo derecho.
-Esta vez ha sido mi culpa, yo le hice enfurecer.
El sentimiento de auto-culpa va creciendo y con él, el miedo. El miedo a ser derribada de nuevo. El miedo a que alguien conozca su situación. El miedo que siente por él y por su esculpida cara, sus musculosos brazos (los mismos que le pegaban todas las noches) y sus fuertes piernas (esas con las que le daba alguna que otra patada mientras estaba tendida en el suelo, lamentándose del dolor que siente).
Con maquillaje tapa todas sus heridas.
-Yo te amo. Solo quiero que recapacites y no cometas errores. Debes ser mejor. Todavía no eres suficiente para mí.

Cuarto golpe; el definitivo.
El más duro de todos, y no solo físicamente. Ese golpe traspasó su corazón, se clavó en sus intestinos y estranguló su cuerpo en décimas de segundo.
-Tú te lo has buscado.
-Yo me lo he buscado…- suspiró ella, con los ojos encharcados de lágrimas y la boca de sangre.
Está rota. Es un cuerpo débil que no puede levantarse del suelo.
Una patada.
-Levántate, puta.
Pero ya es demasiado tarde. Esas palabras no surgen efecto en ella.
Su corazón se ha parado. Sus órganos ya no funcionan. Su cuerpo está destrozado en el suelo de aquella casa.

“Ha muerto de amor.”

31 comentarios:

Elilith dijo...

Escalofriantemente real. Me ha gustado mucho la líonea que has seguido apra describir los golpes y los diferentes ataques y también la forma en la que has descrito las sensaciones de ella. Genial *.*.

Gracias por tu comentario :)
Besos. La chica del infinito.

Alice dijo...

Muy espelusnante. Me quedé helada con la sola idea de que a algunas mujeres les pasa. Habria que hacer algo en contra de eso.
Muy bien redacatado, a pesar de lo triste.
Un beso!

C♥ dijo...

Estremecedor. Lo peor es que estas cosas ocurran en la realidad, espero que la gente empiece a concienciarse y que esto desaparezca.
Aún siendo un texto de lo más triste, es genial, sigue así Ana, un beso :)

Así de ilógica. dijo...

SE ME PUSO LA PIEL DE GALLINA!
sos una genia, ame tu entrada : )
beso enorme.

Pain and suffering dijo...

Joder..
y pensar que hay gente que siente eso :/, pobres personas..
ays, bueno, esperemos que cada vez vaya a menos!
muy buena entrada, muy cruda de realidad.

besos!

Madame Garburn dijo...

Pff es sobrecogedor. Es muy triste que eso pase en la realidad... nadie se merece pasar por algo así.
Lo has descrito muy bien, y de una forma muy sencilla !! Muy buena.
Saludos ;)

Sotta dijo...

Escalofríantemente cierto y sobrecogedor.
Está muy sencillo, pero me gusta c:

Pandora dijo...

Es increiblemente triste y real, esto es solo una pequeña parte de lo que muchas mujeres sufren diariamente, creer que hay hombres que se atreven tan solo a alzar una mano para causar un daño a ese ser que los ama ciegamente me parece denigrante y decir que lo hacen por amor es puramente egoista, me parece increible la forma en que lo narras, me ha gustado mucho a pesar de las circunstancias que rodean la historia. Besos! :)

Miimii dijo...

Tenias razón, no hay nada mas triste que un hombre golpeando a una mujer, es muy triste, y escalofriante..

Nury Blissful Dreamy dijo...

Dios... realmente me has dejado sin palabras. Es muy cierto lo que has escrito y muy triste. ¿Se puede sentir amor por alguien que te hace mucho daño? ¿Se puede sentir amor por alguien a quien haces daño? No tiene sentido... pero desgraciadamente es verdad...

Inma dijo...

Uff me han dado escalofríos. Es muy triste pensar que esto es algo que pasa día a día, y que lo peor es eso que has escrito, que todo ese sufrimiento se debe al amor que incomprensiblemente las mujeres maltratadas sienten por sus parejas. Volviendo al texto, perfecto, muy bien descrito, de una forma que llega al lector, o al menos a mi :)

Paula. dijo...

Anaa!!! tía que no encontraba tu blog! jaja me salía que lo habias borrado o algo así, oye has pensado en dedicarte a esto de la escritura o hacer algun libro?? jaja porque esque escribes genial y describes genial! me encanta, enserio! muaaaaaaaaaaaak

Suh ♥ dijo...

la violencia diaria es algo que nos golpea a todas :'( que triste ella lo ama y el fije.. hermosa entrada

alba dijo...

Se me han puesto los pelos de punta. Describes una situación que desgraciadamente es real. Espero que la cosa cambie.
Saludos.

Carolina dijo...

Que relato más escalofriante, pero que real... Esto pasa mucho en la actualidad, y la manera en que lo has descrito, ha sido muy acertada... Hay que frenarlo, cuanto antes.
Un beso enorme.
http://carolinesmile.blogspot.com/

fergie dijo...

ha muerto de amor, o por un imbecil?! que rabia! y mas esa parte en donde su amor crece por el... yo sinceramente no me lo puedo imaginar, soportar eso a de ser tan deprimente...
pero es increible como los has relatado!!
tu novio te golpea?! no te lo tomes a mal, es que simplemente te ha quedado genial y realista!

besitos Ü

DarkPrinccs dijo...

Que triste!! Por dios una entrada muy bella pero triste a la vez, deja mucho en que pensar, para que las mujeres sean mas fuertes o mas desididas... Muchas enseñansas para aprender, muy bello, sigue asi querida Ana n.n

Ana dijo...

Fergie: Nooo... jajaja, es solo un relato. Eso a mi no me pasa y jamás me pasará.

Miss Frenesí dijo...

Cada golpe de duele tanto como a ella.
He conocido a gente así, que muestra su amor a golpes de puño, y también a la otra cara de la moneda, a esas personas que por amor callan, aguantan y sufren en silencio.
Un beso enorme:)

SMSC dijo...

Que entrada más dura y escalofriante. Me has dejado sin aliento!!

Marta dijo...

Es tan bonito el texto, tan real, tan explicito... No se como describirlo, a ti se te daría mejor describir esta sensacion... En fin, que estoy alucinando! Eres buenisima!! Lo de los golpes me ha matado y mas que de amor de admiracion! Te sigo sin dudarlo :)
Si tienes tiempo pasate por mi blog!
Un besazoo y sigue asi

Si.el.corazón.pensara.dejaría.de.latir! dijo...

Se me pusieron los bellos de puntas al leer esta historia, es una gran entrada. Sabemos que por muy triste y penoso que sea, esto ocurre en miles de lugares a la vez... saludos ^^

S c h e i ß e dijo...

Excelente entrada! :D. me gusto mucho.
yo acabo de publicar una, te invito a leerla y comentarla, ya te estoy siguiendo. Espero que me sigas.. ;)
Un beso!. - Juan -

* http://www.evilsenses.blogspot.com/ *

Rafael Garcia dijo...

Vaya, hacia un buen rato que no me pasaba por tu blog. Veo que sigue siendo tan precioso como siempre. Me ha encantado esta entrada. Como todas las demas! Por cierto, he actualizado mi blog con un nuevo relato, tras un mes sin publicar nada... Pasate si quieres, seras bienvenida! Un beso.

Rafael Garcia dijo...

Muchisimas gracias por tu emotivo comentario. Aprecio mucho tus palabras, es todo un alago saber que con este texto me he superado. Ma hace sentir mas realizado :) Y si, somo casi vecinos, jaja Un besazo!

agus; dijo...

Jaja me encantó, tu blog es precioso, te dejo el mío :) http://andwhatcomesnext.blogspot.com/ Un beso y suerte ♥

Jose dijo...

Es muy triste, pero pasa tanto! que ´pena que sea así!!!
La cosa es que esto es una enfermedad, de la cual padece tanto el agresor como la victima.
Ame la entrada!

saludos!

Claudia/L) dijo...

Ana, te digo que amo este texto y lo odio a la vez, es precioso y me encanta, es que te superas, no sabes la de emociones que puedes hacer sentir con lo que escribes, y eso, es genial, puedes estar orgullosa jajaja:) no te has planteado mandar nunca uno de tus textos a alguna edición o algo? un besazo desde http://coolerthanyourlove.blogspot.com/

Angela B. dijo...

wow, no conocía tu blog y estoy flipando un poco. ES INCREÍBLE. De hecho, ya me he hecho seguidora :)

En serio, muchísimas gracias por tus palabras. Estoy super agradecida con el apoyo que estoy recibiendo estos días, no tengo palabras :)

En cuanto a lo de denunciarle, me dispuse a hacerlo (pues le dije que lo haría), pero tuve problemas con la conexión a Internet + era un lío denunciar por blogger. Así que lo he dejado pasar en ese aspecto, pero vamos, de la entrada estaba más que advertida. Y me ignoró, pues ahí lo tiene, a muchas, muchas, MUCHAS personas en contra. Es lo que se merece, la verdad. Porque seguramente no sólo me haya copiado a mi.

¡Me iré pasando por aquí a menudo! Un beso enorme (L)

Ñas dijo...

¡Hola Ana! Este es un texto muy triste pero demasiado cierto.
Hoy en día, lamentablemente, esto sigue pasando y millones de mujeres mueren por culpa de sus parejas que les torturan.
Es muy triste que hoy en día siga ocurriendo... pero como siempre, te luces escribiendolo.
Muchos saludos bella genia

Sarah dijo...

La última metáfora es muy dura...
Realmente es increible lo que se deja hacer una mujer por amor...